jueves, 21 de marzo de 2013


Siguientes pasos:

Ser su propio jefe
El tener un negocio propio le da a uno la posibilidad de ser su propio jefe, lo que implica no tener que estar bajo las órdenes de alguien, sobre todo de alguien que muy probablemente esté menos capacitado que uno.Ser su propio jefe también implica que nadie le tenga a uno que decir qué es lo que tiene que hacer, poder tomar sus propias decisiones, y no tener que rendirle cuentas o dar explicaciones a nadie.
 Desarrollo personal
El tener un negocio propio le brinda a uno la posibilidad de utilizar todo su potencial, y de aprender nuevas cosas.Le da a uno la posibilidad de poder aplicar todas sus habilidades, conocimientos y creatividad, y, de ese modo, poder desarrollarlas, por ejemplo, al tener que enfrentar diferentes desafíos o retos. Y, por otro lado, le permite aprender muchas cosas.Algo que no suele suceder cuando uno tiene un empleo, en donde puede ser que uno tenga retos o aprenda muchas cosas al inicio, pero a medida que sus funciones o tareas se vuelven repetitivas, se hace presente la rutina, y uno deja de desarrollar sus capacidades y de aprender.
 Satisfacción de ser un emprendedor
El hecho de crear un negocio desde cero, de aventurarse en un emprendimiento, de ser el único responsable de su éxito, de hacerlo crecer y de haber hecho que alcance el éxito; le da a uno una satisfacción que difícilmente podría lograr al tener un empleo.

En un trabajo, uno encuentra todo ya establecido, su funcionamiento y crecimiento no dependen sólo de uno, y lo más probable es que si el negocio alcanza un logro importante, éste nunca se le será reconocido a uno como realmente se debería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada